Si quieres aparcar en la Estación de Atocha, haz aquí tu reserva:
Estación de Atocha

Provincia: Madrid
Código: 60000
Línea: Cercanías, Media Distancia, Larga Distancia y Alta Velocidad
Compañía: Adif
Año: 1851 (1892, 1992, 2010)
Estado: Abierta

Estación de gran importancia histórica y comercial siendo de las más importantes de España. En el corazón de Madrid, la ciudad ha engullido a esta gran estación manteniendo su estructura original aunque no sus capacidades internas.

 

Datos Técnicos

Dirección: Glorieta de Carlos V, 28045 Madrid
Horario: 06:00 a 01:00
Teléfono de información: 902240202

Coordenadas GPS
UTM:
30T x=441627 y=4473265
LAT: 40º24.435'N LON: 003º41.275W

 
SERVICIOS
 
LÍNEAS

Parking:

Taxis:

Metro: Línea 1 (Atocha Renfe)

Autobuses:

10, 14, 19, 24, 26, 32, 37, 54, 57, 102, 141, C

Nocturnos:

N9, N10 y N11

Carros portaequipajes, Estanco, Cafetería, Teléfonos, Restaurante, Alquiler de coches, Banco, Librería, Tienda

CERCANÍAS:
Núcleo Madrid-C1-C2-C3-C4-C5-C7a-C7b-C8-C8a-C8b-C10

MEDIA DISTANCIA :
R-1 (Madrid-Ávila), R-2 (Madrid-Segovia) R-6 (Madrid-Cuenca-Valencia) R-7 (Madrid-Alcázar-Albacete) R-8 (Madrid-Alcázar-Jaén/Ciudad Real) R-10 (Madrid-Cáceres-Badajoz)

LARGA DISTANCIA :
Talgo 200 Madrid-Algeciras, Altaria Madrid-Barcelona, Trenhotel Francisco de Goya (Madrid-París), Trenhotel Madrid-Barcelona (Antoni Gaudí)

ALTA VELOCIDAD:
AV Madrid-Sevilla - AV Madrid-Zaragoza-Lleida-Tarragona-Barcelona - AV Madrid-Zaragoza-Huesca - AV Madrid-Ciudad Real-Puertollano - AV Madrid-Málaga - AV Madrid-Toledo - AV Madrid-Albacete - AV Madrid-Valencia

       

El edificio de la estación de Atocha, construido para la compañía ferroviaria MZA (Madrid-Zaragoza-Alicante ), fue inaugurado el 9 de febrero de 1851 con el nombre de Estación de Mediodía (Estación del Sur) o Embarcadero de Atocha. Era la primera estación de tren de Madrid. Hubo varios intentos anteriores de construcción de una línea de ferrocarril con destino a Aranjuez, como ofrecimiento a la realeza, pero que no fructificaron, principalmente por problemas económicos.

Inicialmente es una estación modesta con un principio basicamente dedicado a viajeros, que se encuentra fuera de los límites de la ciudad.. Se halla rodeada de imponentes edificios como la Basílica de Atocha, el hospital de San Carlos (actual museo Reina Sofía), el jardín botánico y el observatorio entre otros. En esa época, la zona estaba repleta de murallas que cobijaban la ciudad, para lo que el Ayuntamiento de la época debía buscar soluciones que facilitaran el paso y mejoraran las vistas de una zona muy degradada por tratarse de huertas y arrabales.

Posteriormente, la estación o embarcadero, como se conocían entonces estos recintos, de Atocha, pasaba a ser la cabecera de un proyecto de línea hasta Alicante, con una fase inicial hasta Almansa, en Albacete y después, otra concesión hasta Alicante. Tras estas concesiones para construir la línea, se formó la compañía MZA que al hacer aumentar el tráfico de la estación, ésta, debía adecuar el tamaño para esos incrementos de tráfico. Así, se iniciaban además, las obras para llevar el ferrocarril también a Zaragoza.

El día de la inauguración, se realizó un viaje, en medio de una gran multitud, de un extremo a otro de la línea, Madrid-Aranjuez, de 49 kilómetros, cuyos pasajeros eran la reina Isabel II y su séquito. Fue todo un espectáculo al que acudió infinidad de gente y que los cronistas de la época relataron como algo épico.

Un incendio en 1864 destruyó gran parte de su estructura. En estas fechas, ya se veía claramente lo insuficiente que resultaban las instalaciones de la estación para el tráfico que sufría. En 1888 comienzan las obras de la nueva estación, bajo la dirección de Alberto de Palacio Elissagne, un colaborador de Gustave Eiffel, las cuales duraron cuatro años. La nave tenía 154 metros de largo, 48,76 metros de luz y 27 metros de altura. La cubierta de hierro se construyó en Bélgica con el sistema de estructura rígida tipo De Dion. La estructura quedó cerrada por el extremo que da a la glorieta del Emperador Carlos V, en donde se halla la característica fachada. Está considerada una obra de arte de la arquitectura ferroviaria decimonónica. La nueva estación se inauguró el 8 de diciembre de 1892.

Importantes edificios de oficinas ferroviarias se construyeron a partir de la última década del siglo XIX, y se fueron desarrollando a lo largo de la Avenida Ciudad de Barcelona, edificios que hoy en día se siguen utilizando con la misma finalidad que para la que se cosntruyeron. Otras remodelaciones menores, se sucedieron como cuando en 1921 se conectó la estación con la línea 1 del Metro, en 1957 se retiró el vapor para dar paso a la electrificación y en 1967 se conectó el "tunel de la risa" que comunicaba con la estación de Chamartín.

La última ampliación y remodelación se realiza entre los años 1985 y 1992 (fecha en la que la antigua estación queda fuera de servicio) y es obra del arquitecto Rafael Moneo. El objetivo de la remodelación era cuadriplicar la capacidad de la estación creando un gran intercambiador que acogiera tanto trenes de cercanías y largo recorrido -entre ellos los trenes AVE a Sevilla-, como metro, autobuses y un aparcamiento. En este periodo, también se desmontó el paso elevado, popularmente conocido como scalextric, que se había construido en 1968 y tapaba totalmente las vistas de la estación.

Los nuevos edificios fueron diseñados como una nueva terminal situada detrás de la antigua estación, con poca altura para que no compitiesen con aquella. El último tren que salió bajo la marquesina de hierro, fue un Cercanías con destino a Aranjuez el 4 de noviembre de 1988. El viejo edificio, ya sin andenes, fue convertido en un espacio comercial con tiendas, bares, una discoteca y 4.000 metros cuadrados de jardín tropical cubierto.

La unión física de la vieja estación con las nuevas instalaciones la indica la torre del reloj, de ladrillo visto. La nueva terminal tiene un cuerpo cilíndrico de ladrillo visto y cristal, a través del que se accede a las estaciones de cercanías y largo recorrido (en la práctica, dos estaciones diferentes), metro y aparcamiento. Al ser la estación de cercanías subterránea, la cubierta sirve de aparcamiento de vehículos privados, protegido a su vez por una cuadrícula de casquetes esféricos de aluminio. En la estación de largo recorrido, también detrás de la antigua estación, destaca la cubierta horizontal, que se sustenta sobre recias columnas de hormigón.

La estación está comunicada con dos estaciones de Metro, Atocha y Atocha Renfe. Esta última fue añadida cuando se construyó la nueva terminal y comunica directamente con el vestíbulo de la nueva estación.

Antes de la reforma de 1992, la estación daba servicios, principalmente de largo recorrido a las regiones del sur de España. Eran numerosos los largos expresos nocturnos preparados para salir, con el tránsito de pasajeros de un lado a otro, subiendo equipajes, los carros de maletas con su bocina típica circulando con equipajes a lo largo de los andenes. El cartel publicitario de Electrolux, presidiendo en los edificios aledaños y visible desde los andenes.

Esta estación, sufrió los dolorosos e inolvidables atentados del 11 de marzo de 2004 que causaron la muerte a 191 personas por lo que será siempre recordada y desde esta página, se rinde un homenaje como recuerdo de aquel trágico suceso.

 

Sobre la ciudad de Madrid

Madrid, capital de España y la más importante en cuestión de población y tamaño. Con más de tres millones de habitantes y por su céntrica situación, Madrid es una ciudad con importantes estructuras en nudos de comunicación. Uno de los más importantes es el ferroviario, ya que se da servicio a todos los puntos de España.

Existen restos arqueológicos que prueban la existencia de asentamientos humanos en las terrazas del río Manzanares en el lugar que hoy ocupa la ciudad. Sin embargo, la primera constancia de la existencia de un asentamiento estable data de la época musulmana. En la segunda mitad del siglo IX, el emir de Córdoba Muhammad I (852-886) construye una fortaleza en un promontorio junto al río (en el lugar que hoy ocupa el Palacio Real) con el propósito de vigilar los pasos de la sierra de Guadarrama y ser punto de partida de razzias contra los reinos cristianos del norte. Junto a la fortaleza se desarrolla al este un pequeño arrabal. Esta población recibe el nombre de Magerit (corrupción castellana del nombre árabe Mayrit ).

Con la caída del reino taifa de Toledo en manos de Alfonso VI de Castilla, la ciudad pasa a manos cristianas en 1085. La ciudad va prosperando y recibe el título de villa en 1123. Los soberanos de la casa de Trastamara residen con frecuencia en la villa debido a la abundancia y calidad de sus cotos de caza, a la que son muy aficionados. A la llegada a Castilla del rey Carlos I en 1520, Madrid se une a las Comunidades de Castilla en contra del rey. Tras la derrota de los comuneros en Villalar, Madrid es asediada y ocupada por las tropas reales. A pesar de todo ello, el sucesor de Carlos I, Felipe II decide instalar la corte en Madrid en 1561. Este hecho sería decisivo para la evolución de la ciudad y haría que los avatares del país y la monarquía, en mayor o menor medida, influyeran en el de la ciudad. Salvo un periodo testimonial entre 1601 y 1606 en que la corte se traslada a Valladolid, la capitalidad será consustancial a Madrid durante el resto de su historia y hasta nuestros días.

Con el establecimiento de la corte en Madrid, su población empieza a crecer de forma significativa. A la burocracia real, los miembros de la corte y todas las personas necesarias para su sustento, se unen desheredados y buscavidas de todo el imperio. En 1625, Felipe IV derriba la muralla de la ciudad, ya sobrepasada y edifica la que será la última cerca de Madrid. Esta cerca constreñirá el crecimiento de la ciudad hasta el siglo XIX. Las tareas de gobierno se centralizan en el Alcázar Real, conjunto de edificaciones situados en los terrenos que hoy ocupa el Palacio Real y la Plaza de Oriente. Paralelamente, se construye un palacio en el otro extremo de la ciudad, más allá de la cerca. Se trata del Palacio del Buen Retiro.

El cambio de dinastía traerá beneficiosas consecuencias a la ciudad. Ésta había devenido en una población oscura, de calles angostas, masificada, sin sistemas de alcantarillado y definitivamente pestilente. Los Borbones se plantean la necesidad de equiparar Madrid con otras capitales europeas. El incendio del Alcázar Real en 1734 (suceso desgraciado que causa la desaparición de una tercera parte de la colección real de pinturas) es la excusa para construir un palacio real al estilo francés, el Palacio Real. Las obras durarían hasta 1755 y no sería ocupado hasta el reinado de Carlos III. Es probablemente este rey el que más hizo para adecentar y embellecer la ciudad. Puentes, hospitales, parques, fuentes, edificios para el uso científico, ordenanzas de alcantarillado... son responsabilidad de este rey, que cuenta con un puñado de arquitectos y urbanistas excepcionales: Francesco Sabatini, Ventura Rodríguez, Juan de Villanueva, por citar algunos. El proyecto del Salón del Prado, en las afueras de la ciudad, entre el conjunto del Buen Retiro y la cerca, es probablemente el más importante y el que ha dejado una herencia más importante a la ciudad: los paseos del Prado y Recoletos, las fuentes de Neptuno, Cibeles y Apolo, el Real Jardín Botánico, el Observatorio Astronómico, el Gabinete de Historia Natural (hoy Museo del Prado)...

El siglo XIX entra en Madrid con sucesos sangrientos. El levantamiento del pueblo de Madrid en contra de las tropas francesas el 2 de mayo de 1808 marca el principio de la guerra de la Independencia. A pesar del efecto más que beneficioso de su reinado para Madrid (el mote de rey plazuelas por su órdenes de derribar conventos e iglesias para hacer plazas y esponjar la ciudad), José Bonaparte nunca consigue el aprecio de los madrileños y por tres veces tiene que huir de Madrid, siendo la última de ellas la definitiva. La liberación de la ciudad se salda con la destrucción de valiosos recintos, como el Palacio del Buen Retiro.

Durante el siglo XIX, la población de la ciudad sigue creciendo. En 1860 se derriba por fin la cerca de Felipe IV y la ciudad puede crecer, en principio de una forma ordenada, gracias al plan Castro y la realización de los ensanches. A pesar de ello, a principios del siglo XX, Madrid conservaba todavía más trazos propios de una antigua villa que de una ciudad moderna. En los primeros 30 años del siglo XX, la población madrileña llega casi al millón de habitantes.

Las necesidades infraestructurales que dicho crecimiento trajo consigo fomentaron la absorción, siguiendo las vías de comunicación radiales, de núcleos de población, hasta entonces separados de Madrid: hacia el suroeste los Carabancheles (Alto y Bajo); hacia el norte, Chamartín de la Rosa , por la carretera de Valencia, Vallecas; por la carretera de Aragón, Vicálvaro y Canillejas y por la carretera de Burgos, Fuencarral. Nuevos arrabales como las Ventas , Tetuán o el Carmen daban acogida al recién llegado proletariado, mientras en los ensanches se instalaba la burguesía madrileña. Estas transformaciones fomentaron la idea de la Ciudad Lineal , de Arturo Soria. Paralelamente se abrió la Gran Vía , con el fin de descongestionar el casco antiguo y se inauguró el metro en 1919.

El año 1931 ve la llegada de la Segunda República Española que se proclama en la Casa de Correos de la Puerta del Sol ante una multitud enfervorizada. En 1936 estalla la guerra civil. La sublevación en Madrid fracasa y la ciudad queda en el bando de la República. Sin embargo, las tropas sublevadas avanzan fácilmente por Andalucía, Extremadura y Toledo, plantándose en noviembre de 1936 a las puertas de Madrid. La resistencia de las milicias, pronto militarizadas en forma de Ejército Popular y dirigidas por la Junta de Defensa de Madrid, consigue frenar la ofensiva en el mismo límite de la ciudad. La zona noroeste (el barrio de Argüelles y la Ciudad Universitaria ), que formaron el frente, quedan gravemente dañadas. Estos episodios se conocen como batalla de Madrid. Afortunadamente, la ciudad no volverá a sufrir un intento directo de tomarla durante el resto de la guerra.

Terminada la guerra, la ciudad sigue su imparable crecimiento espacial. Cientos de miles de españoles emigran del campo a la ciudad. Madrid (junto con Barcelona o Bilbao) es una de las ciudades que más se benefician de estos movimientos de población. Durante los años 1940, Madrid fue anexionándose hasta catorce municipios limítrofes ( Aravaca , Barajas , Canillas , Canillejas , Chamartín de la Rosa , Fuencarral, Hortaleza , El Pardo , Vallecas , Vicálvaro , Villaverde , Carabanchel Alto y Carabanchel Bajo ), pasando su extensión de 66 km² a los 607 km² actuales. El Plan de Ordenación del Área Metropolitana, aprobado en 1963, inició la tendencia a desviar la concentración poblacional de Madrid hacia municipios metropolitanos como, Alcorcón, Alcobendas, Coslada, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Móstoles, San Sebastián de los Reyes y San Fernando de Henares. En 1973 se inaugura la M-30 , el primer cinturón de circunvalación de la ciudad.

Tras la muerte de Franco y la instauración un régimen democrático, la constitución de 1978 confirma a Madrid como capital de España. En 1979, las primeras elecciones municipales de la democracia traen a Madrid el primer alcalde elegido democráticamente desde la II República, José Luis Álvarez de UCD. Posteriormente, los siguientes alcaldes democráticos pertenecerán a los partidos de izquierda (Enrique Tierno Galván, Juan Barranco), virando después la ciudad a posiciones más conservadoras (Agustín Rodríguez Sahagún, José María Álvarez del Manzano y Alberto Ruiz Gallardón). La elección democrática de alcaldes trae definitivamente grandes beneficios a la ciudad, al verse obligados los alcaldes a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, ante los que responden (los alcaldes franquistas eran elegidos directamente por Franco): construcción de bibliotecas, instalaciones deportivas, centros de salud; eliminación de los núcleos chabolistas; mejora del viario; cierre de la M-30 ; limpieza del río Manzanares...

En el siglo XXI, la ciudad sigue abordando nuevos retos: mantenimiento de la población dentro del núcleo urbano (Madrid es el municipio de España en el que el aumento del precio de la vivienda ha sido mayor); expansión de la ciudad (con la creación de nuevos barrios como el Ensanche de Vallecas, Ensanche de Carabanchel, Montecarmelo, Arroyo del Fresno, Las Tablas, Sanchinarro, Valdebebas...); absorción e integración de la inmigración que acude a la ciudad.

Fuentes:

Wikipedia, "Estaciones de Ferrocarril" de Gonzalo Garcival, "MZA, Historia de sus estaciones" de Mercedes López García, Renfe, www.tranvia.org y Propias

Actualización:

Enero 2011